En el momento de conceptualizar el diseño de un nuevo baño cada vez son más las personas que se decantan por la elección de una ducha en lugar de una bañera ya que consideran que las ventajas son muchas! Y cuando eliges una ducha debes fijarte en muchos otros elementos entre los cuales destaca la elección de la mampara: una pieza que debe reunir una serie de aspectos estéticos y funcionales que se adapten a las necesidades exclusivas de cada persona o personas que la utilizarán y que acabará influyendo en la personalidad final del nuevo baño.

Las opciones de mamparas existentes en el mercado son muchísimas y a veces tomar la decisión no es nada fácil… Hay que tener en cuenta varios factores de la propia mampara y elegir la opción que reúna los mejores requisitos según tus propias necesidades.

A continuación trataremos de ayudarte a clarificar ideas con una breve guía práctica para acertar en tu elección. ¡Esperamos que te sea de utilidad!

Modelo Gala disponible en Ecoceram: mampara de cristal realizada en colaboración con el diseñador Marco Pellici.

Como hemos comentado, antes de nada deberás analizar tus necesidades: ¿quiénes utilizarán el espacio de ducha? ¿cuál es el estilo de vida de esas personas? ¿cuál es su edad? Será importante también valorar si debemos tener en cuenta cuestiones de seguridad (por ejemplo con niños) y/o aspectos de accesibilidad (con personas con movilidad reducida…).

Una vez tengamos claras nuestras necesidades y, en función del espacio que tengamos, deberemos fijarnos en los siguientes factores de la mampara para elegir la mejor opción para nosotros:

 

5 ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA ELECCIÓN DE LA MAMPARA PARA TU DUCHA:

1. Material y acabados

Existen dos grandes grupos de mamparas en función del material:

  • El cristal: es la opción más habitual, por su calidad, su durabilidad y por la multitud de diseños disponibles. ¿Qué debemos tener en cuenta en una mampara de cristal?
  1. El grosor: que suele ser entre 4 y 8 mm, siendo 6 mm lo más adecuado para garantizar su estabilidad y seguridad.
  2. La transparencia: Los modelos transparentes aportan siempre una mayor sensación de amplitud. Sin embargo los modelos translúcidos son ideales si queremos priorizar la intimidad así como las opciones con serigrafiados o decorados que aportarán un toque original y dotaran el baño de más dinamismo y carácter.
  3. El mantenimiento: En el caso de elegir una mampara de cristal es muy importante asegurarnos de elegir una opción que incorpore un tratamiento antical que repele el agua y evita la incrustación de la cal facilitando así la limpieza de la mampara.
  • Acrílico: Es una opción menos habitual porque es de menor calidad, el mantenimiento antical es mucho más complicado y no hay una gama tan extensa de modelos. Desde Ecoceram te recomendamos 100% decantarte por una mampara de cristal.

 

Mampara Lunes, disponible en Ecoceram:
Mampara de cristal fijo con posibilidad de añadir puerta abatible de 180º. Con tratamiento antical Cristal Clean.

2. La perfilería

Una cuestión estética y de calidades, esto último determinante para la durabilidad de la mampara.

Si tenemos poco espacio será mejor optar por modelos sin perfilería puesto que la total transparencia de la mampara hace que tengamos mayor sensación de amplitud, además facilita su limpieza y ofrece un look más moderno. Pero si nos decantamos por una mampara con perfilería, si estéticamente lo preferimos, estas son las alternativas para elegir:

  • El aluminio: más resistente y adaptable, además de más ligero.
  • Acero inoxidable: cada vez menos utilizado por su calidad más limitada.
  • PVC o cromados: una alternativa más económica que el aluminio siempre y cuando se tenga en cuenta la importancia de aplicar tratamientos contra la humedad.

 

mampara young ecoceramMapara Young 2.0 disponible en Ecoceram: mampara de cristal con perfilería de aluminio de diseño minimalista y lineal, muy fácil de limpiar.

 

Modelo Hüppe Extensa Pure disponible en Ecoceram:  ofrece la máxima transparencia y reduce al mínimo las piezas metálicas.

3. El tipo de apertura de la puerta

Estas son las 3 opciones más comunes entre las que deberás elegir en función, sobre todo, del espacio disponible en tu baño y del uso que le darás a la ducha:

  • Puertas correderas: perfectas para baños de pequeñas dimensiones ya que por su apertura no restan espacio y además son más herméticas evitando 100% el escape de agua.
  • Puertas batientes: con apertura hacia dentro, hacia fuera o en ambos sentidos. Estas dejan un hueco amplio de entrada al plato y suelen tener una estética más minimalista por no utilizar perfiles.
  • Puertas de panel fijo: ideales para espacios de pequeñas dimensiones aunque pueden suponer un inconveniente para personas con movilidad reducida.

Modelo Anna Hook, disponible en Ecoceram:
Mampara para ducha y bañera con puerta corredera en acero inoxidable y cristal templado.

4. La forma de la mampara

No hay una forma de mampara mejor que otra. Depende del gusto de cada persona y del plato de ducha que tengamos (su tamaño y su forma nos condicionarán). Aun así, debemos tener en cuenta que las mamparas cuadradas o rectangulares dan un aspecto más moderno a nuestro baño, mientras que las curvas, al no tener ángulos, ocupan menos espacio.

 

5. Los rodamientos (para abrir la puerta)

Es una cuestión mucho más funcional que estética y tiene que ver con la durabilidad de la mampara. Idealmente se recomienda que estos sean dobles para un mejor deslizamiento y que así se abra suave. Es una buena idea que sean desmontables para facilitar la limpieza y el mantenimiento.

Modelo Moon, disponible en Ecoceram:
Mampara de cristal de 8 mm, con decorados y con rodamiento insertado en vidrio para deslizamiento sobre una sola barra.

Estos 5 factores son determinantes a la hora de elegir la mampara para tu ducha así que esperamos que esta guía te ayude a tener claro en qué debes fijarte y, una vez hayas analizado tus necesidades tanto prácticas como estéticas, estamos convencidos que acertarás en tu elección!